Norma oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009,

Prácticas de Higiene para el Proceso de Alimentos, Bebidas o Suplementos Alimenticios

Normatividad en la Industria Alimenticia NOM-251

Mujer supervisando alimentosLa Norma Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009 es una regulación fundamental en México que tiene como objetivo principal garantizar la seguridad y calidad de los alimentos, bebidas y suplementos alimenticios que se producen, procesan, distribuyen y venden en el país. Esta norma es el resultado de la colaboración entre expertos en seguridad alimentaria, representantes de la industria y autoridades gubernamentales, y se basa en estándares internacionales y mejores prácticas reconocidas a nivel mundial. A continuación, se detallan sus principales puntos y recomendaciones:

  • Enfoque Preventivo: La norma promueve un enfoque preventivo en lugar de reactivo, enfatizando la importancia de identificar y controlar los peligros potenciales antes de que puedan causar problemas.
  • Capacitación del Personal: Se destaca la necesidad de capacitar adecuadamente al personal en buenas prácticas de higiene y manipulación de alimentos para evitar la contaminación y garantizar la calidad del producto.
  • Instalaciones y Equipos: Establece requisitos específicos para las instalaciones y equipos utilizados en la producción y procesamiento de alimentos, asegurando que sean adecuados, estén bien mantenidos y sean higiénicos.
  • Control de Proveedores: La norma enfatiza la importancia de seleccionar y monitorear a los proveedores de materias primas y otros insumos para garantizar que cumplan con los estándares de calidad y seguridad.
  • Monitoreo y Verificación: Se establecen procedimientos para monitorear y verificar regularmente las prácticas y procesos de producción, con el objetivo de identificar y corregir cualquier desviación antes de que pueda afectar la calidad o seguridad del producto.
  • Manejo de Quejas y Retiros: La norma proporciona directrices sobre cómo manejar las quejas de los consumidores y cómo llevar a cabo retiros de productos en caso de que se identifique un riesgo para la salud pública.

En esencia, la NOM-251-SSA1-2009 proporciona un marco integral para asegurar que los alimentos, bebidas y suplementos alimenticios producidos en México sean seguros para el consumo y cumplan con los más altos estándares de calidad.

Objetivo de la NOM-251

El principal propósito de la NOM-251 es establecer los requisitos mínimos de buenas prácticas de higiene que deben observarse en el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios y sus materias primas para evitar su contaminación a lo largo de su proceso. Esta norma busca:

  • Garantizar la Seguridad Alimentaria: Asegurando que los productos consumidos por la población sean seguros y no representen un riesgo para la salud.
  • Promover la Calidad: A través de la implementación de prácticas estandarizadas, se busca que los productos cumplan con estándares de calidad reconocidos, lo que a su vez puede mejorar la confianza del consumidor y la reputación del productor o distribuidor.
  • Prevenir Contaminaciones: Ya sea de origen biológico, químico o físico, estableciendo lineamientos claros sobre la manipulación, almacenamiento y transporte de productos y materias primas.
  • Establecer un Marco de Referencia: Para que las empresas puedan desarrollar sus propios sistemas de gestión de calidad y seguridad alimentaria, basados en las directrices de la norma.
  • Fomentar la Capacitación: Resaltando la importancia de la formación continua del personal involucrado en la cadena de producción y distribución, para asegurar que estén familiarizados con las mejores prácticas y procedimientos.
  • Facilitar la Supervisión y Control: Proporcionando a las autoridades un marco claro para la inspección y verificación de establecimientos, garantizando así el cumplimiento de las disposiciones establecidas.

En resumen, la NOM-251 no solo busca proteger la salud de los consumidores, sino también fortalecer la industria alimentaria en México, promoviendo prácticas que aseguren la producción de alimentos de alta calidad y seguros para el consumo.

Campo de aplicación

La NOM-251 es de observancia obligatoria para las personas físicas o morales que se dedican al proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios, destinados a los consumidores en territorio nacional. Su alcance abarca:

  • Producción: Desde la obtención de materias primas hasta la elaboración final del producto. Esto incluye la selección, recolección, transporte y almacenamiento de ingredientes y productos terminados.
  • Procesamiento: Todas las etapas de transformación de las materias primas, como la molienda, cocción, fermentación, pasteurización, entre otros.
  • Empaque y Embalaje: Las prácticas y materiales utilizados para proteger y conservar los productos, garantizando que mantengan su calidad y seguridad hasta llegar al consumidor.
  • Almacenamiento: Las condiciones y prácticas para guardar productos terminados o materias primas, asegurando que se mantengan en un estado óptimo para su posterior procesamiento o consumo.
  • Distribución: El transporte y entrega de productos a los puntos de venta o consumo, garantizando que se mantengan las condiciones adecuadas de temperatura, humedad y manipulación.
  • Venta al Consumidor: Abarca desde supermercados y tiendas de conveniencia hasta restaurantes y servicios de catering, asegurando que los productos ofrecidos cumplan con los estándares de calidad y seguridad establecidos por la norma.

Es importante destacar que la NOM-251 se aplica a todos los actores involucrados en la cadena de suministro alimentario, desde productores primarios hasta vendedores minoristas, con el objetivo de garantizar que los alimentos y bebidas consumidos en México sean seguros y de calidad.

Disposiciones Generales

Las “Disposiciones Generales” de la Norma Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009 establecen un marco regulatorio para garantizar que los alimentos, bebidas y suplementos alimenticios sean procesados y manejados de manera higiénica y segura. Estas disposiciones son fundamentales para prevenir la contaminación y garantizar la calidad de los productos destinados al consumo humano. A continuación, se detallan algunos de los aspectos clave de estas disposiciones:

  • Responsabilidad del Establecimiento: Es responsabilidad de cada establecimiento garantizar que sus operaciones cumplan con las buenas prácticas de higiene y producción. Esto incluye la capacitación adecuada del personal, el mantenimiento de las instalaciones y la implementación de procedimientos de control de calidad.
  • Documentación y Registros: Los establecimientos deben mantener registros detallados de sus operaciones, incluyendo la adquisición de materias primas, procesos de producción, almacenamiento y distribución. Estos registros deben estar disponibles para su revisión por las autoridades competentes.
  • Revisión y Actualización: Las prácticas y procedimientos establecidos deben ser revisados y actualizados regularmente para reflejar los avances tecnológicos, científicos y las mejores prácticas de la industria.
  • Manejo de Incidentes: En caso de cualquier incidente que pueda comprometer la seguridad o calidad de un producto, como un brote de enfermedad transmitida por alimentos, el establecimiento debe tener un plan de acción claro para abordar y mitigar el problema.
  • Comunicación con las Partes Interesadas: Los establecimientos deben establecer canales de comunicación efectivos con proveedores, clientes y autoridades reguladoras para garantizar la transparencia y la colaboración en todos los aspectos relacionados con la seguridad y calidad de los productos.

En resumen, las “Disposiciones Generales” sirven como una guía para los establecimientos en la industria alimentaria, asegurando que los productos sean seguros para el consumo y cumplan con los estándares de calidad más altos.

Instalaciones y áreas

Experto en traje blanco chequeando la producción con su tablet

Las instalaciones y áreas donde se procesan y almacenan alimentos, bebidas y suplementos deben ser diseñadas y construidas de manera que prevengan la contaminación de materia prima y productos terminados. Algunos puntos clave a considerar son:

  • Ubicación: Las instalaciones deben estar alejadas de zonas donde exista riesgo de contaminación, como vertederos, zonas industriales o áreas propensas a inundaciones.
  • Mantenimiento: Es esencial que las tuberías, conductos, rieles, vigas y cables estén en buenas condiciones y no representen un riesgo de contaminación. Deben ser revisados y mantenidos regularmente.
  • Superficies: Los pisos, paredes y techos deben ser de materiales no porosos, de fácil limpieza y no presentar grietas o roturas que puedan albergar microorganismos o plagas.
  • Protección: Las puertas y ventanas deben contar con sellos herméticos y mallas o rejillas que eviten la entrada de lluvia, polvo y plagas. Además, es recomendable tener sistemas de control de plagas en las instalaciones.
  • Iluminación y Ventilación: Las áreas de trabajo deben contar con iluminación adecuada y sistemas de ventilación que renueven el aire y eviten la acumulación de humedad.

Equipos y utensilios

Los equipos y utensilios utilizados en la producción y manipulación de alimentos, bebidas y suplementos juegan un papel crucial en la prevención de la contaminación. Algunas recomendaciones son:

  • Material: Deben ser fabricados con materiales no tóxicos, resistentes a la corrosión y que no transmitan sustancias indeseables a los alimentos.
  • Diseño: Es esencial que sean lisos, sin recovecos donde puedan acumularse restos de alimentos, y que sean lavables y sin roturas.
  • Mantenimiento: Es crucial realizar revisiones periódicas para asegurar su correcto funcionamiento y evitar la acumulación de agua, especialmente en equipos de refrigeración y congelación.
  • Monitoreo: Tener termómetros o dispositivos de registro de temperatura en buenas condiciones es esencial. Estos dispositivos deben ser calibrados regularmente y colocados en lugares visibles y accesibles para su monitoreo.
  • Desinfección: Los utensilios y equipos deben ser desinfectados regularmente con soluciones adecuadas para eliminar microorganismos y evitar la contaminación cruzada.

Importancia del Sistema HACCP en la Industria Alimenticia

El sistema HACCP (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) es una herramienta esencial para garantizar la inocuidad de los alimentos. A continuación, se detallan sus principios y cómo se aplica en la industria.

Principio 1: Realizar un análisis de peligros

El primer paso en el sistema HACCP es identificar y evaluar los peligros asociados con los alimentos que se van a producir. Esto incluye peligros biológicos, químicos y físicos.

Principio 2: Determinar los puntos críticos de control (PCC)

Una vez identificados los peligros, se deben determinar los puntos en el proceso donde se pueden controlar estos peligros. Estos puntos se conocen como Puntos Críticos de Control (PCC).

¿Cómo Air Quality de México ayuda a cumplir con la NOM-251?

En Air Quality de México, ofrecemos soluciones especializadas para ayudar a las empresas a cumplir con las normativas y garantizar la producción segura de alimentos. Desde sistemas de filtración hasta consultoría especializada, estamos aquí para apoyarte.

Contáctanos para saber más

También podrían interesarte